Sarabanda: ¿Qué es? cómo rezarle, ofrendas y más

Sarabanda, también conocido como Zarabanda, es una entidad reverenciada en las prácticas religiosas afrocubanas como la Santería. Este ser es más que una simple prenda o Nganga; en realidad, se le ve como un pilar fundamental y una fuerza inquebrantable en la espiritualidad. Ampliamente reconocido como el guerrero formidable que domina la tierra, los minerales y los metales, Sarabanda es una deidad de múltiples dimensiones que ofrece mucho más que protección física.

Si bien es cierto que una de las características más notables de Sarabanda en la Santería es su agresividad y determinación, también posee una calidad de cumplidor fiel, respondiendo a las peticiones y necesidades de aquellos que le rinden culto. En este sentido, Sarabanda no es solo una figura de poder y guerra, sino también un ser que ofrece guía y apoyo, representando el equilibrio entre la fuerza y la lealtad.

Sarabanda ¿Qué es?

En el contexto de la Santería, una tradición religiosa que combina elementos de la cultura africana y el catolicismo, Zarabanda, comúnmente referido como Sarabanda, es más que una simple figura espiritual. Se le considera un Nganga y un fundamento esencial que tiene sus raíces en la mitología africana. Sarabanda simboliza elementos tan diversos como la tierra, las montañas, los diferentes tipos de metales, el hierro y, especialmente, la guerra.

En los rituales de la Santería que involucran a Sarabanda, se suelen realizar sacrificios de animales. Además, es en su «espacio» o dominio donde se congregan entidades sagradas y espíritus. Esto es particularmente relevante para aquellos que están considerando iniciarse en la religión. En este aspecto, Sarabanda actúa como un canal que conecta al mundo físico con el espiritual, permitiendo una comunión más profunda con las divinidades.

Un aspecto interesante de este Nganga es que su presencia no permite que los espíritus descansen. El objetivo es que el espíritu siempre esté en busca de paz y bienestar para la persona que se encuentra bajo su protección, lo cual añade una capa de responsabilidad y cuidado de parte de la entidad.

Culturalmente, Sarabanda se asocia con la tradición Yoruba y se considera una manifestación de Oggun, la deidad africana que rompe montañas. Sarabanda no es una figura apacible; en su carácter residen la energía y la fuerza de los guerreros del Congo, haciendo de él una entidad intensa que puede incluso generar caos para alcanzar sus objetivos.

Visualmente, Sarabanda a menudo se representa como un individuo de piel oscura, armado con un machete y acompañado de un caldero de tres patas, todo lo cual subraya su naturaleza guerrera y su disposición a actuar con rapidez ante cualquier circunstancia. Dada su potencia y eficacia en la ejecución de trabajos espirituales, sólo un Tata o Sacerdote de alta jerarquía en la religión de la Santería tiene el privilegio de otorgar Sarabanda a un devoto, en parte debido al poder destructivo que también posee.

Se le considera el guerrero más formidable de la Santería y se asocia estrechamente con la agresividad y la determinación características de Oggun en la cultura Yoruba. Sarabanda es como una amalgama de varias deidades o «Mpungos», que incluyen a la Madre de Agua, Lucero Mundo, Mama Chola, 7 Rayos, Tiembla Tierra y Centella. Por lo tanto, puede considerarse un fundamento espiritual completo y multidimensional, capaz de abordar diversas necesidades y situaciones.

¿Qué santo es Sarabanda?

Este santo es venerado como el maestro de las montañas y el patrón de los metales. Adicionalmente, se le atribuye ser el Dios de la Guerra, y es especialmente valorado por su potente fuerza de guerrero, su valentía indomable y su papel determinante en el triunfo final.

Conocido como Oggun en la antigua religión de Nigeria, este Orisha guerrero es una figura prominente en el Candomblé Nagó, una de las principales corrientes espirituales de ese país.

Leer También:  Ofrendas para Orula y cómo atenderlo correctamente

Oggun también tiene raíces profundas en el Mayombe, una de las tradiciones religiosas más ancestrales del mundo, originaria del Congo. Este contexto le añade una capa de profundidad y complejidad, conectándolo con rituales y creencias que han resistido el paso del tiempo y se han diseminado por diversas culturas y geografías.

Historia

Sarabanda tiene sus raíces en la selva del Congo, en África. Este Mpungo (entidad espiritual) recibió la tarea de Nsambia (el Dios supremo) de explorar y encontrar un nuevo territorio en el que Nsambia pudiera retirarse y vivir en paz.

Equipado con varios objetos simbólicos, entre ellos una cabeza de perro negro, aguardiente, tabaco y un gallo, Sarabanda se embarcó en su misión. Estos elementos los ofreció a Mama Ungundo (el espíritu de la ceiba) en agradecimiento por los consejos y las bendiciones que le brindó.

Este gesto selló un pacto que le facilitó la búsqueda del nuevo territorio, protegiéndolo de innumerables desafíos y obstáculos durante su travesía. Sarabanda no tuvo un camino fácil, pero con la asistencia de varias deidades, logró alcanzar su objetivo. Esta capacidad de superar obstáculos es una cualidad que Sarabanda otorga a sus seguidores.

Durante su misión, su tenacidad, corazón generoso e inteligencia le permitieron sortear todos los obstáculos. Estas características le valieron un lugar de honor en la tradición del Palo Mayombe, donde se le considera un fundamento poderoso que guarda todos los secretos de la naturaleza.

Es importante señalar que Sarabanda enfrentó momentos de incertidumbre, originados en parte por su ceguera y la falta de un remedio para curarla. Esta experiencia también se refleja cuando es invocado, creando un vínculo único con sus devotos, quienes a menudo buscan apaciguar este aspecto de la deidad.

Después de completar su misión y debido a sus logros, Sarabanda recibió los secretos del fuego de 7 Rayos, formando una alianza fraterna que perdura hasta hoy. Finalmente, se consolidó como el guardián de las montañas, la tierra, el hierro y los metales, habiendo cumplido con éxito las tareas que le fueron asignadas.

Su historia es una fuente de inspiración y guía para sus seguidores, ofreciendo lecciones de perseverancia, valentía y superación de adversidades. Por lo tanto, aquellos que buscan el apoyo de Sarabanda en su vida espiritual a menudo encuentran la fuerza y la determinación para enfrentar y superar los desafíos que se les presentan.

Firma de Zarabanda

Las marcas de Sarabanda, también conocidas como patipembas, son dibujos o signos específicos que se dibujan en el suelo, generalmente cerca de donde se guardan los artefactos sagrados relacionados con diferentes deidades del Palo Mayombe. Estas marcas sirven como acompañamiento místico para el practicante religioso, a menudo referido como Nganga o Tata.

Estas firmas tienen sus raíces en África, donde surgieron como un método de comunicación práctico para las personas que no podían leer ni escribir. Además, estos símbolos tenían restricciones culturales que sólo permitían su uso a determinados grupos de personas, lo que potenciaba su carácter secreto y sagrado.

En el contexto de la santería, estas firmas también se utilizan en los rituales y obras de Sarabanda. Se crearon como una forma de expresión para los africanos, quienes enfrentaban prohibiciones sociales que limitaban su comunicación verbal y emocional en ciertos entornos.

Cada patipemba es exclusiva para el palero que la usa, y suele contener secretos y conocimientos específicos del templo o casa espiritual donde se encuentra el Nganga. Estas firmas, en efecto, permiten una especie de «lectura» de la vida y de las circunstancias de quien la usa.

Las firmas actúan como un escudo protector en diversos aspectos de la vida del devoto, como la salud, las relaciones amorosas, el ámbito laboral y la prosperidad general. Estas marcas son generalmente iniciadas por un Tata, Palero Mayor o sacerdote de alto rango dentro de la comunidad religiosa.

Leer También:  Signos Religión Yoruba: ¿Cuáles son? significado y más

Para la creación de estas firmas se emplean ingredientes como harina blanca y hueso molido. En circunstancias más informales, algunas personas incluso usan sus dedos para dibujar las firmas en tierra húmeda.

La consagración de una firma de Sarabanda generalmente implica rituales que incluyen sacrificios de animales, como codornices, gallos negros o gallinas de guinea. Estos rituales son una forma de solicitar bendiciones y favores de la deidad, tanto antes como durante la ceremonia.

¿Cómo se le reza?

El poder en los rituales y oraciones radica no sólo en las palabras, sino también en cómo se ejecutan. Seguir las normas y directrices de la religión es crucial para que tu fe produzca efectos y para que la deidad esté dispuesta a atender tus ruegos. Es fundamental realizar tanto las oraciones como los rituales con la precisión y el respeto que requiere la tradición.

Es crucial que tengas certeza en la eficacia de tus oraciones y rituales, y que te acerques al santo con un sentido claro de lo que le estás pidiendo. Llevar a cabo estos actos con serenidad incrementa las probabilidades de que tu petición sea escuchada.

Por lo general, estas prácticas se complementan con ciertos elementos que ayudan a materializar tus intenciones. Estos pueden incluir:

  • Dos velas: una negra y otra roja.
  • Agua bendita de siete iglesias distintas.
  • Pétalos de diversas flores.

Una vez reunidos estos elementos, rocía las velas con el agua bendita y sitúa los pétalos de flores alrededor de ellas. Con todo listo, puedes proceder a encender las velas y empezar con tu oración.

La esencia de esta oración está destinada a invocar a Sarabanda y a implorar a Kimbiza para abrir las puertas espirituales. Se busca también la protección y guía, especialmente cuando uno está en la búsqueda de una conexión con los palos de Zarabanda en la montaña. Esta es una manera de fortalecer tu vínculo espiritual y asegurarte de que tus peticiones sean no sólo oídas, sino también atendidas.

Oración a Sarabanda

La práctica de orar en la Santería debe hacerse con un profundo respeto y siguiendo las pautas adecuadas. Es vital que enfoques tu fe en la oración, ya que esa fe da el impulso necesario para que tus peticiones sean atendidas.

«Invoco a Sarabanda, fuente de poder y guía, A ti, Sarabanda, el gran maestro, imploro tu favor, Eres el vidente, el sagaz Malembe en persona, El que despeja mi sendero y me resguarda de las fuerzas oscuras, Eres la columna fuerte, el sostén de la montaña, Con tus siete metales, Siete altares y siete guardianes, dominas todas las batallas.»

Esta oración no sólo destaca los atributos fundamentales de Sarabanda, sino que también enfatiza su rol protector y su capacidad para guiar en situaciones complejas. Es un reconocimiento de su poder y un llamado a su intervención para lograr metas y superar obstáculos.

https://www.youtube.com/watch?v=MRQydSgCLrk&pp=ygUSU2FyYWJhbmRhIHNhbnRlcmlB

Ofrendas

Cuando hagas ofrendas a una deidad, es crucial que lo hagas con una intención y un objetivo concreto en mente. De igual forma, las ofrendas deben reflejar las preferencias de la divinidad a la que quieres rendir tributo.

Si deseas fomentar el amor y la felicidad en tu relación actual, necesitarás los siguientes elementos:

  • Un zapallo o calabaza.
  • Una candela de color amarillo.
  • Cinco monedas de cualquier valor.
  • Un poco de miel natural.
  • Clavos metálicos.

Primero, corta el zapallo a la mitad y retira todas sus semillas. A continuación, añade miel en una de las mitades y únelas de nuevo con clavos metálicos. Escribe tu nombre y el de tu pareja en un papel blanco y colócalo dentro del zapallo cerrado. Finalmente, enciende la vela amarilla y recita la oración correspondiente.

Si tu objetivo es mejorar en el ámbito laboral o de negocios, estos son los elementos que necesitarás:

  • Ruda.
  • Manzanilla.
  • Perejil.
  • Alcanfor.
  • Vinagre de sidra de manzana.
  • Amoníaco.

Primero, pon las hierbas, el alcanfor y el vinagre de sidra de manzana en una licuadora. Una vez que obtengas una mezcla homogénea, pásala por un colador para eliminar cualquier residuo sólido. Luego añade agua y un toque de amoníaco a la mezcla líquida. Utiliza esta solución para limpiar el área de tu negocio, prestando especial atención a las puertas por donde la gente entra y sale, con el fin de eliminar energías negativas.

Leer También:  ¿Quiénes son los Yorubas? Origen, influencia y más

Por último, derrama este líquido en un recipiente con agua limpia para finalizar el ritual.

Es esencial que durante todo este proceso lleves un collar relacionado con Zarabanda, que generalmente es de color verde con toques de otros colores, para conectar mejor con la energía de la deidad.

¿Cómo montar a Sarabanda?

Este lugar en La Habana es reconocido como uno de los principales centros donde se lleva a cabo esta práctica ritual, actuando como un poderoso foco de energía espiritual. Este sitio es a menudo denominado como «Legua,» sirviendo como el umbral que resguarda al devoto.

Si estás pensando en conectar con las energías a través de la sangre, puedes emplear una piedra consagrada a divinidades como San Lázaro, Obatalá, Oshún o Yemayá. Es relevante notar que, aunque estas entidades son ampliamente veneradas, en este contexto, la piedra se convierte en el receptáculo del alma de un difunto y no del espíritu de un santo. En otras palabras, estás estableciendo un vínculo con un ancestro o un espíritu fallecido, no directamente con una figura divina.

Lo esencial en este tipo de rituales es contar con la presencia de un espíritu o ancestro fallecido. El propósito es invocarlo para que pueda interactuar y ser guiado por el practicante espiritual.

Para «montar» o establecer el santo, se reúnen varios ingredientes y se invocan las fuerzas divinas, incluyendo a Mayimbre, quien es identificado como el espíritu del aura tiñosa y actúa como un mensajero espiritual. Esta ceremonia a menudo se realiza en la naturaleza, específicamente en áreas silvestres donde se pueda encontrar una «Oggun Matarie», es decir, una piedra de Zarabanda que es de color negro y tiene áreas grasosas en su superficie.

Durante estos rituales, es común entonar canciones o salmos específicos para el santo con el fin de facilitar la conexión con la entidad espiritual. Este componente musical es crucial para intensificar el vínculo y focalizar la energía durante el rito.

Alexandra Rodriguez

Alexandra Rodriguez

Soy Alexandra Rodriguez, Tengo 30 años y soy una escritora apasionada y comprometida que dedica su tiempo y esfuerzo a explorar a fondo el fascinante mundo de las religiones

(Visited 54 times, 1 visits today)

Deja un comentario