Oración a Oya para protección, dinero, amor y más

Oya es la Orisha de las batallas, las tempestades, las ráfagas de viento y los rayos, se manifiesta vigorosamente en los ruegos que buscan purificación y transformaciones en la existencia de los que a ella claman. Oyá, emana esta valentía posiblemente de su vinculación como Orisha de las corrientes de aire, asociándola así al acto de respirar. Es una guerrera leal y su presencia se manifiesta en cada soplo de viento.

Las devociones dirigidas a Oyá, la enigmática Orisha poseedora de los vientos, son comúnmente practicadas por adherentes de las normativas de Osha e Ifá. Se cree profundamente en la inmensa fuerza de estos rezos, permiten invocar su influencia en nuestra vida . En cuanto a Oyá, sus oraciones establecen un enlace con la deidad, facilitando así solicitar su intervención en aspectos relacionados con el amor, la salud, las finanzas, y misticismo, entre otros muchos temas.

¿Qué se le pide a Oya en sus oraciones?

Mediante las plegarias elevadas a Oya, no solo la exaltamos sino que también solicitamos su intercesión para resolver situaciones en las que sus hijos o devotos enfrentan diversos dilemas:

  • Cuando buscamos progresar en nuestro sendero espiritual.
  • Con el fin de lograr un entendimiento pleno de las enseñanzas adquiridas a través de nuestras vivencias mundanas.
  • Para salir victoriosos en guerras, controversias y disputas de cualquier índole, incluso las espirituales.
  • A fin de impedir daño por parte de nuestros adversarios.
  • Para lograr fluidez económica y prosperidad en nuestras iniciativas o emprendimientos laborales.
  • En momentos donde enfrentamos complicaciones sentimentales.
  • Cuando nos falta la vigorosidad para perseguir nuestras metas vitales, cuando nuestro espíritu decae, nos encontramos desanimados y necesitamos reanimación. ¿Cuál es el modo de rezarle?

¿Cómo rezarle a Oya?

A la Orisha Oya se le debe orar con suma serenidad. Debido a su carácter, no tolera desplantes ni carencias de seriedad; por ende, al llamarla, debemos estar enfocados para atraer su energía de la manera más propicia. Esa naturaleza repleta de vitalidad también la hace despiadada contra los enemigos de sus hijos, por lo que debes ser prudente con las solicitudes que le haces para no sorprenderte, con las repercusiones.

Oración a Oya para pedir protección

«Magnífica Oya, reflejo de numerosas virtudes, de fidelidad y fervor.

Acudo a ti buscando cobijo ante las numerosas amenazas que diariamente se presentan en mi camino.

Suplico tu vigilancia frente a mis adversarios, frente a los entes malignos, frente a la desdicha y todos los sucesos no anticipados que pudieran causarme daño.

Que tu bendición me envuelva en cada instante. Con humildad te solicito que me defiendas ante tanta penumbra. Invoco tu poderosa mediación, ya que en ti deposito mi confianza y mientras tú me acompañes en mi trayecto, no habrá mal que pueda dañarme.

Ashé».

En la tradición yoruba y sus prácticas religiosas relacionadas, «Ashé» se puede entender como un concepto que representa tanto la energía vital como la fuerza espiritual, y a menudo se utiliza como una afirmación de «así sea» al final de las oraciones y bendiciones. Puedes considerar añadir tus propias intenciones y peticiones personales en la oración, haciendo que tu comunicación con Oya sea auténtica y profundamente conectada con tus propias experiencias y necesidades espirituales.

Leer También:  Significado de los Caracoles en la Santería ¿Cómo leeros?

Oración contra los enemigos

Oyá, guerrera de inigualable fortaleza y majestuosidad, eres la resonancia del fuego y el aire.

Tus manos sostienen una espada, moldeada con los metales más preciosos, endurecida por la severidad de los años.

No existe barrera que detenga tu avance, ni adversario que se mantenga íntegro ante tu presencia.

Por ello, hoy, mi venerada madre, deposito en ti mis conflictos, mis contiendas y mis opositores (realizar petición), sé tú mi refugio y mi justicia.

Aniquila y erradica desde la base los propósitos y el perjuicio que mis adversarios me estén tramando o infligiendo, de la misma forma en que el viento arranca de la tierra un árbol desde su raíz, que ningún oponente permanezca erguido en mi contra, y que, arrepentidos de su vileza, reformen su actuar.

Con tu benevolencia me encuentro acorazado, con tu afecto salvaguardado, con tu luminosidad albergado y ante ti, estoy agradecido. Ashé.

Oración a Oya para el amor

Madre poderosa de las corrientes de aire, madre generosa con el alma ardiente.

Desde lo más profundo de mi ser, con humildad, te solicito hoy que me concedas el gozo de ser tocado(a) por el amor genuino.

Asístenme para descubrir el amor de aquel(a) con quien deberé andar por este mundo terrenal, lleno de instantes significativos, edificando un plan de vida del cual ambos solo recojamos dulces frutos.

Bendíceme, madre primordial, para lograr la edificación del hogar que tan fervientemente deseo. A tus manos encomiendo mi destino, te ofrezco mi corazón lleno de fe y anhelo, porque pronto hallaré en ti la respuesta a todo lo que ansío.

Eres luz, madre sagrada, eres valentía, eres mi orientación y siempre alumbras mi existencia, gracias te ofrezco por atender mi plegaria, mi súplica jamás será en vano mientras enaltezca al espíritu del viento.

Ashé

Oración a Oya para el dinero

«Madre venerada, progenitora primigenia, la portadora de las nueve faldas, de las telas multicolores, soberana con el manto de búfalo.

Tú, la regente de los intercambios, del mercado, y de cada rincón de la plaza. Tu vitalidad circula incesante entre el clamor de los vendedores.

Ruego para que, de forma similar, mis finanzas se mantengan en movimiento constante, que la moneda, el oro, la plata y el cobre fluyan abundantemente por mi hogar, que no se ausente el alimento en mi mesa y que cada una de mis necesidades esté satisfecha, que mi empleo sea sólido y mi negocio florezca.

Madre querida, suplico que guíes mi estabilidad económica con tu experta dirección, protegiendo mis finanzas, atrayendo el dinero hacia mí como el imán atrae al metal.

En tus manos confío el triunfo de mis iniciativas y proyectos, porque sé que tu bendición me acompaña siempre. Ashé».

Oración a Oya para dominar

Espíritu de los vientos. Viento de la muerte, viento del encantamiento. Invoco tu poder, majestuosa Yanza, que tus vientos me asistan para influir en el pensamiento, sentir, discernimiento, voluntad y emoción del espíritu vivo de (nombre de la persona a influir).

Que tus vientos soplen desde el norte, sur, este y oeste, domino cinco sentidos, cinco sentidos sumisos de (nombre de la persona a influir), su ser físico y espiritual es dominado y controlado por mí en el nombre de Oya, quien es la única capaz de sujetar los cuernos del búfalo sin dirección. De manera similar, subyuga la voluntad de (nombre de la persona a influir).

Por ello, debes venir a mí (nombre de la persona a influir) vencido(a) en cuerpo y espíritu, sin pensamiento ni voluntad, haciendo lo que deseo (hacer petición), mi voluntad desde este momento es la tuya, gracias al poder del espíritu del viento. Ashé

Oración a Oyá para conseguir trabajo

¡Oyá, mi madre protectora! Te ruego, guíame hacia la veracidad, la senda y la existencia. Ayúdame a sortear este difícil cruce de caminos.

¡Te suplico, amplía mi visión y desvela ante mí los rostros de aquellos que nos adversan! Aleja de mí a quienes buscan únicamente mi perjuicio. Expulsa la envidia, el mal de ojo y cualquier negatividad.

Te lo pido, mi madre, Oyá. ¡Devuélvele la prosperidad a mi vida! Bendice a quienes están conmigo y me profesan amor, así como yo a ellos.

Vigila más de cerca a mi familia y permíteme hallar un empleo. Conduce el mal hacia la tempestad con tus vientos. Evita que cualquier acción malévola impacte mi vida o la de aquellos a quienes aprecio. Ashé.

Oración para los hijos de Oya

Oya, mi madre, ella es la bendecida madre de Oyo.

Es mi madre quien lleva el viento desde los cielos, donde residen nuestros ancestros.

Oyá reside en el torbellino. Madre, no permitas que en mi existencia florezca el desorden.

Eres tú quien danza con las hojas de los árboles cuando son movidas por el viento. La portadora de la diadema multicolor.

Mi madre Oya me favorece, y los vientos de la tierra y el cielo me procuran suerte; protégeme madre y permite que mi vida florezca. Ashé

Oración a Oyá para abrir caminos

¡Oh Oyá, Orisha, madre y guardiana de los vientos y tempestades, de los momentos de angustia y de las almas desviadas!

Te imploro que despejes mis rutas, usando tus facultades en el ámbito laboral, amoroso y familiar. Magnífica deidad entre las deidades, por los destinos de los infantes perdidos sin dirección ni deseo.

¡Compasión para nosotros, seres que habitamos al filo de las seducciones y los precipicios, distantes del padre Olorum!

Madre, concédeme tu resolución y tu valentía para descubrir nuestro propio ser. Por favor, otórganos un mapa de expectativas y victorias.

Extermina la miseria de nuestras emociones, guíanos hacia la autenticidad, a lo largo de la senda de la devoción al gran donante. Estimúlanos, señora del relámpago, para que nuestro pensamiento persiga una única meta: amar a Olorum.

   Ashé

¿Por qué rezarle a Oya?

Oyá simboliza una dimensión espiritual esencial en la existencia humana, personificando el alma del «soplo vital», un componente crucial para mantenernos vivos. Esta guerrera, experta en la maestría de las armas, ostenta dominio sobre el mercado, la entrada del cementerio y la plaza, emergiendo como figura emblemática del comercio, la dinámica financiera y, en un sentido amplio, la vida misma. Pero es su rol espiritual lo que aporta una capa de misticismo e interés a esta Orisha.

Leer También:  Las Prohibiciones al Recibir Mano de Orula

Oyá es la guía espiritual que nos conduce a través de los senderos de la vida y, tras la muerte, nos ayuda a encontrar un balance sublime entre la energía vital y la paz que nos permite ascender tras nuestro final terrenal. Por lo tanto, dirigirle rezos y elogios a esta Deidad, tanto para solicitudes como para alabarla, es muy beneficioso para los humanos.

Alexandra Rodriguez

Alexandra Rodriguez

Soy Alexandra Rodriguez, Tengo 30 años y soy una escritora apasionada y comprometida que dedica su tiempo y esfuerzo a explorar a fondo el fascinante mundo de las religiones

(Visited 80 times, 1 visits today)

Deja un comentario