Novena a la Virgen de la Candelaria para tus peticiones

La novena a la Virgen de la Candelaria es un tiempo de oración y devoción profundas, que dura nueve días, donde pedimos a nuestra Madre Celestial su intercesión en nuestras vidas. Aquí te dejamos una guía detallada para realizar esta práctica con reverencia y amor. Acompáñanos en este viaje de fe y devoción mientras descubrimos juntos el significado detrás de esta importante oración.

Novena a la Virgen de la Candelaria

Inicia la novena con el signo de la cruz, seguido de la oración inicial:

Oración inicial

«Oh Virgen de la Candelaria, madre de Dios y nuestra madre, venimos ante ti en estos nueve días para ofrecerte nuestras oraciones e implorar tu intercesión. Te pedimos que nos guiíes en este tiempo de devoción y nos ayudes a acercarnos más a tu hijo Jesús. Amén.»

Día 1

Santísima Virgen de la Candelaria, tú que ante Dios eras pura y sin mancha, elegiste someterte a ritos de purificación, marcando así la relevancia de mantenernos en gracia divina. Inspíranos a valorar la pureza espiritual y a buscar la humildad necesaria para reconocer nuestras faltas en el sacramento de la confesión. Amén.

Tres Avemarías.

Día 2

Oh Virgen Inmaculada de Candelaria, cuya vida se caracterizó por una santidad ejemplar, nos recuerdas la importancia de respetar las enseñanzas y leyes divinas. Ayúdanos a mirar nuestros lugares de culto no solo como edificaciones, sino como espacios sagrados para unirnos más a Dios. Amén.

Tres Avemarías.

Día 3

Virgen Inmaculada de Candelaria, en tu confianza depositaste a Jesús en manos de Simeón, cumpliendo con la profecía. Así, nos enseñas a anhelar a Cristo en nuestras vidas, para que, a través de nosotros, Él pueda obrar. Así sea.

Tres Avemarías.

Día 4

Virgen Inmaculada de la Candelaria, al presentar a Jesús en el templo, aceptaste con resignación el presagio de tus sufrimientos. Enséñanos a no ser causa de dolor para los demás, y a aceptar la voluntad de Dios con fortaleza y esperanza. Así sea.

Tres Avemarías.

Día 5

Virgen Inmaculada de Candelaria, incluso en tu rol como Madre de Dios, siempre mostraste una humildad admirable. Ayúdanos a entender que el valor verdadero reside en la sencillez y la modestia, más allá de las apariencias y el reconocimiento. Así sea.

Tres Avemarías.

Día 6

Santísima Virgen de la Candelaria, te pedimos que intercedas ante Jesucristo para que podamos emular tus virtudes, obedecer los mandamientos y rechazar el pecado. Que siguiendo tu ejemplo, alcancemos la dicha eterna en el cielo. Así sea.

Tres Avemarías.

Día 7

Santísima Virgen de la Candelaria, conscientes de nuestras limitaciones, buscamos tu intercesión. Rogamos nos ayudes a vivir de manera digna nuestra fe cristiana, imitando tus virtudes y aspirando al premio de la vida eterna. Así sea.

Tres Avemarías.

Leer También:  ¿Cómo realizar correctamente la Novena a San Judas Tadeo?

Día 8

Virgen Inmaculada de la Candelaria, por tu pureza y condición de Madre de Dios, solicito tu ayuda para obtener humildad, serenidad, pureza de corazón, de cuerpo y espíritu, perseverancia en el bien, el don de la oración y una vida santa que culmine en la eternidad gloriosa. Así sea.

Tres Avemarías.

Día 9

Virgen Inmaculada de la Candelaria, ejemplo de obediencia, ayúdanos a superar nuestro orgullo y soberbia, y a aceptar siempre la voluntad de Dios, viviendo nuestra vida como un constante ‘Sí’ a sus designios divinos. Así sea.

Tres Avemarías.

Oración final

Virgen de la Candelaria, gracias por interceder por nosotros durante estos nueve días. Te pedimos que continúes guiando nuestros pasos y protegiéndonos en cada momento de nuestras vidas. Que el amor que nos has mostrado en estos días nos inspire a amar y servir a los demás en el nombre de tu hijo Jesús. 

Gracias te damos, Madre y Señora nuestra. Nos entregamos a ti como hijos, pidiendo tu guía para ser verdaderos seguidores de Cristo, viviendo una vida santa y llena de alegría. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Santísima Virgen de la Candelaria, ruega por nosotros. (3 veces)

Durante toda la novena, es importante mantener un espíritu de humildad, respeto y devoción. Recuerda que la Virgen María está contigo en todo momento, escuchando tus oraciones y ofreciéndolas a su hijo Jesús.

Origen e Historia de la Novena a la Virgen de la Candelaria

La devoción a la Virgen de La Candelaria tiene sus raíces en las Islas Canarias, España, lugar donde se dice que fue hallada la imagen de esta advocación mariana. Con el paso de los siglos, su culto se extendió a América Latina. La Novena a la Virgen de la Candelaria comprende nueve días de oraciones y reflexiones en honor a la Santa Madre de Dios. Esta práctica consta de nueve días de oración intensiva, que comprende el rezo del rosario y la contemplación de los misterios de la vida de la Virgen María.

La historia de la Virgen de la Candelaria tiene origen en Tenerife, Islas Canarias, en donde según la tradición, la imagen de la virgen fue encontrada por dos pastores guanches (nativos canarios) en las playas de Güímar en el siglo XV.

La imagen representaba a una mujer vestida con ropajes morados y una candelaria (una especie de candelabro de la época), de ahí su nombre. Los guanches, al principio, se asustaron por la aparición pero luego la llevaron a su cueva y la comenzaron a venerar.

El significado religioso de la novena a la Virgen de la Candelaria está ligado a la devoción a María, la madre de Cristo, y su papel intercesor ante Dios. Durante los nueve días de la novena, los fieles le piden favores, protección y bendiciones a la Virgen.

La novena permite a los devotos meditar sobre los valores y virtudes que representa la Virgen María: su humildad, su fe incuestionable, su amor incondicional hacia su hijo y hacia la humanidad y su entrega total a la voluntad de Dios.

Leer También:  Novena al Niño Doctor por los enfermos

Los devotos llevan a cabo estos nueve días de oración con la esperanza de que, a través de la intercesión de la Virgen de la Candelaria, sus peticiones sean escuchadas por Dios. De esta manera, la novena se convierte no solo en un acto de fe, sino también en una muestra de confianza y amor hacia la Virgen María.

En la Fiesta de la Candelaria, que se celebra el 2 de febrero, se conmemora la presentación de Jesús en el templo, así como la purificación de la Virgen María después del nacimiento del Salvador, según lo dictaba la ley judía. Es común que durante esta fiesta las imágenes de la Virgen sean llevadas en procesión, acompañadas de velas encendidas, simbolizando la luz de Cristo que ilumina al mundo.

Comenzar una novena significa hacer un compromiso serio de tiempo y oración, buscando guía o ayuda para uno mismo o para otra persona. Se realiza principalmente en febrero coincidiendo con la fiesta principal en su honor.

Significado de la Novena a la Virgen de la Candelaria

La Novena a la Virgen de la Candelaria es un ejercicio espiritual que invita a los fieles a meditar en los misterios de la vida de la Virgen María. Al rezarla, los creyentes buscan intercesión divina, protección y fortaleza en tiempos de adversidad. Esta novena nos recuerda el papel fundamental de María como luz que guía nuestros pasos hacia Jesús, simbolizado en la candela o vela que lleva en sus manos. Asimismo, esta novena refuerza la fe, la esperanza y el amor cristiano, valores esenciales de la doctrina católica.

¿Cómo Realizar la Novena a la Virgen de la Candelaria?

La Novena a la Virgen de la Candelaria se realiza durante nueve días consecutivos, usualmente antes del 2 de febrero, día de la fiesta de La Candelaria. Cada día, el devoto se compromete a rezar con fervor y devoción. Comienza con la señal de la cruz, seguido por la lectura y meditación del día específico. Luego se reza el Rosario y se finaliza con las oraciones finales correspondientes. Es importante recordar que lo esencial de realizar una novena no es la repetición mecánica de oraciones sino la actitud de corazón con la que se hace, reconociendo nuestra necesidad de Dios y la intercesión de nuestra Madre María.

¿Cómo se realiza correctamente la novena?

La novena a la Virgen de la Candelaria es una tradición católica que se realiza durante nueve días consecutivos en honor a la Virgen María bajo la advocación de «Nuestra Señora de la Candelaria», típicamente vinculada con la purificación y la presentación de Jesús en el templo. A continuación, te describo la estructura general de cómo se realiza correctamente esta novena.

Primer Día: Se inicia la novena con el signo de la cruz y se recita una oración introductoria para pedir la guía y protección de la Virgen de la Candelaria. Luego, se procede con la lectura de un pasaje bíblico relevante al tema del día.

Leer También:  ¿Cómo realizar la novena al espíritu Santo?

Segundo hasta el Octavo Día: Estos días siguen una estructura similar al primer día. Comenzando cada día con el signo de la cruz, se recita una oración inicial y una lectura bíblica. Cada día tendrá un tema específico que puede incluir peticiones personales, agradecimientos, oraciones por los difuntos, entre otros.

Noveno Día: El último día de la novena, además de seguir la estructura de los días anteriores, se hace un cierre donde se agradece a la Virgen de la Candelaria por su intercesión y se repite tres veces la jaculatoria: «Nuestra Señora de la Candelaria, ruega por nosotros».

A lo largo de la novena es común también rezar un rosario y finalizar cada día con algún canto dedicado a la Virgen de la Candelaria.

Además, puedes agregar tus propias intenciones y peticiones personales en las oraciones de cada día. Recuerda, la novena es un tiempo de reflexión, meditación y cercanía con Dios y la Virgen María.

Cabe resaltar que la estructura de la novena puede variar dependiendo de las tradiciones locales y personales. Es recomendable seguir un libreto o guía de novena a la Virgen de la Candelaria para asegurar una práctica correcta.

Es importante recordar que lo más relevante de realizar esta novena, es el acercamiento y la conexión personal que logres con la Virgen María y con Dios durante estos días de oración y devoción.

Alexandra Rodriguez

Alexandra Rodriguez

Soy Alexandra Rodriguez, Tengo 30 años y soy una escritora apasionada y comprometida que dedica su tiempo y esfuerzo a explorar a fondo el fascinante mundo de las religiones

(Visited 100 times, 1 visits today)

Deja un comentario